About us

Our Commitments

Parties & Partners

News

Structure

Network

Internal Organization

People

Events

Stay In Touch

Job Opportunities & Traineeship

En busca de un pilar de derechos sociales – Ingresos equitativos y justicia social en el trabajo

Resolución aprobada por el Congreso del PPE, St Julian's (Malta) el 29 y 30 de marzo de 2017

Los puestos de trabajo, las profesiones y las empresas evolucionan. Las nuevas tecnologías, los modelos innovadores de producción y la globalización producen cambios en nuestro tejido económico. Esto también afecta a la manera en que trabajamos. El aumento de la flexibilidad, de la diversidad y de la iniciativa empresarial en los mercados laborales del siglo XXI son los impulsores clave del crecimiento económico y de la creación de empleo a largo plazo en esta economía en constante evolución, y deben combinarse con la seguridad para garantizar el acceso de todos los ciudadanos a un trabajo digno y unos derechos sociales adecuados.

Europa necesita una mano de obra dinámica, tanto joven como experimentada, compuesta por hombres y mujeres, para poder apoyar la competitividad e impulsar la creación de empleo en la economía global y digital. El proteccionismo comporta la pobreza, a la larga las tarifas de importación y las guerras de tarifas se pagan en puestos de trabajo y en unos precios más elevados. Paralelamente, la gente quiere aprovechar al máximo las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y los nuevos modelos de producción para mejorar el equilibrio entre trabajo y vida familiar y sus competencias.

De forma simultánea, la economía en constante cambio impulsa una mayor diversidad en las formas de empleo y en las relaciones laborales. En muchas nuevas actividades, la diferencia entre el trabajo por cuenta propia o por cuenta ajena es cada vez más imprecisa. La iniciativa empresarial, los modelos de producción innovadores y la transformación digital contribuyen cada vez más a nuestro futuro bienestar. Debemos conseguir que todos los modelos empresariales contribuyan a nuestros modelos sociales.

Reconocemos que a veces esta mayor flexibilidad y diversidad ponen en tela de juicio la necesidad de seguridad de empleados y empresarios: para los empresarios, la seguridad de poder disponer de empleados flexibles para poder ser competitivos en un mercado mundial en constante cambio; para los empleados, la seguridad laboral, apoyo activo para el empleo, seguridad y protección de los ingresos, oportunidades para el desarrollo profesional, aprendizaje permanente y un saludable equilibrio entre vida profesional y familiar.

Mientras que los trabajadores digitalmente formados y los altamente capacitados disfrutan de unos niveles de seguridad laboral elevados, algunos sectores y trabajos se encuentran bajo presión. Al mismo tiempo, existe cada vez un mayor número de personas que combinan un trabajo principal con otro secundario, tanto por cuenta ajena como por cuenta propia, o trabajan involuntariamente en formas de empleo no estandarizados o con contratos atípicos. Estas personas experimentan a veces dificultades para ejercer sus derechos en el trabajo o para acceder a los derechos sociales. Esto afecta principalmente a las mujeres, que afrontan una brecha salarial del 18 %, una mayor concentración en el empleo parcial y un mayor número de interrupciones profesionales debido a sus obligaciones familiares.

El Partido Popular Europeo está convencido que la competitividad de la economía europea es fundamental para afianzar el futuro de Europa. Por consiguiente, debe equilibrarse la competitividad económica y el progreso social en una Economía Social de Mercado europea, que lleve al pleno empleo y al progreso social, así como a un alto nivel de protección y mejora de la calidad del entorno. Un trabajo de calidad no se reduce a una fuente de ingresos, es también un impulsor de la autonomía y de la integración y una protección contra la pobreza. Una protección social eficaz garantiza que cuando deban enfrentarse a los reveses, las personas puedan mantener una posición de repliegue y concretar oportunidades para la reinserción laboral. Esto a la larga beneficia a toda la economía.

Queremos trabajos que paguen un sueldo decente y ofrezcan unas condiciones laborales decentes, y acceder a una protección social eficaz para todos los trabajadores.

Por consiguiente, el Partido Popular Europeo:

  • Aplaude la propuesta de la Comisión Europea para un Pilar Europeo de Derechos Sociales, con el objeto de consolidar la dimensión social de la UE y estimular la convergencia; insta a todos los Estados Miembros, a los interlocutores sociales y a las partes interesadas a modelar activamente el desarrollo y la implantación de esta iniciativa;

Ingresos justos y protección

  • Hace hincapié en que todos los trabajos deben ser remunerados proporcionalmente y que debe extenderse una protección social adecuada a todos los empleados, independientemente de las formas de empleo y de las relaciones laborales, incluidas las de trabajo por cuenta propia o en trabajos por intermediación de plataformas digitales, con el objeto de garantizar una seguridad de ingresos y una protección de los ingresos adecuadas;
  • Por consiguiente, insta a la Comisión Europea y a los Estados Miembros a abordar y combatir el abuso de los contratos de cero horas;
  • Insta a la Comisión Europea y a los Estados Miembros a actualizar la legislación existente para poder exigir a todos los negocios, incluidas las plataformas digitales y otros intermediarios, que comuniquen todo el trabajo realizado a través de ellos, con el objeto de garantizar una cotizaciones a la seguridad social y una cobertura adecuadas;
  • Por consiguiente, insta a la Comisión Europea y a los Estados Miembros a prevenir y combatir el trabajo no declarado y a transformar este trabajo en trabajo declarado con el objeto de mejorar las condiciones laborales y la protección social; aplaude en este sentido la creación de la plataforma europea para la lucha contra el trabajo no declarado para incrementar la colaboración y el intercambio de información entre los cuerpos de inspectores nacionales;

Ayuda para las personas necesitadas

  • Subraya la enorme importancia de establecer una amplia red de seguridad para la gente que vive con pensiones exiguas o que no tiene trabajo para garantizar la autonomía personal, una vida independiente y la seguridad social, y en última instancia los beneficios de toda la economía; por consiguiente insta a los Estados Miembros a que ayuden a las personas necesitadas y les proporcionen una protección social adecuada;

Movilidad laboral libre y equitativa

  • Aboga por la libertad de circulación en la Unión Europea como fuente de prosperidad y de creación de empleo; insta a la Comisión Europea y a los Estados Miembros a estimular la libertad de circulación e incrementar la ayuda pública;
  • Por consiguiente, insta a la Comisión Europea y a los Estados Miembros a garantizar la completa preservación y portabilidad de los derechos sociales acumulados por las diversas actividades realizadas durante la vida profesional, incluido en otros Estados Miembros, con el objeto de aumentar las oportunidades de empleo y la movilidad laboral, facilitar las transiciones profesionales y mejorar la seguridad profesional.
  • Por consiguiente, aboga por la aplicación de las mismas reglas en la remuneración por el mismo trabajo realizado en el mismo lugar, con independencia del género o de la nacionalidad.

Mejorar la conciliación entre la vida profesional y familiar

  • Insta a la Comisión Europea y a los Estados Miembros a presentar propuestas legislativas sobre horarios de trabajo flexibles y permisos para el cuidado de personas dependientes, incluido en otros Estados Miembros, con el objeto de promover una mejor conciliación de la vida profesional y familiar, permisos para el cuidado de los familiares y una protección adecuada;
  • Insta a los interlocutores sociales a elaborar posibilidades adecuadas para evitar la disponibilidad permanente, el agotamiento y a la vez permitir la flexibilidad;

Estimular el diálogo social

  • Hace hincapié en que el diálogo social es fundamental para equilibrar la competitividad con la equidad; por consiguiente, insta a la Comisión Europea, a los Estados Miembros y a los interlocutores sociales a estimular el diálogo social con el objetivo de desarrollar un nuevo “contrato social” a prueba del futuro que sea conjuntamente acordado por los interlocutores sociales y a preparar el futuro de la Economía Social de Mercado a nivel europeo.