About us

Our Commitments

Parties & Partners

News

Structure

Network

Internal Organization

People

Events

Stay In Touch

Job Opportunities & Traineeship

La desinformación rusa debilita la democracia occidental

Resolución aprobada por el Congreso del PPE, St Julian's (Malta) el 29 y 30 de marzo de 2017

Los Estados Miembros de la UE afrontan una amenaza sin precedentes para sus sociedades democráticas. La propaganda rusa, las campañas de desinformación y el continuo apoyo a las fuerzas políticas antieuropeístas están debilitando el proyecto europeo, la cooperación transatlántica y las democracias occidentales en general, por lo que respecta a los valores liberales, la independencia política y la soberanía. A decir verdad, esta crisis ha alcanzado un nivel alarmante. Los esfuerzos constantes y meticulosos de Rusia por distorsionar los hechos, manipular la realidad, fomentar la desconfianza en el proceso democrático e incluso interferir en las elecciones occidentales, son absolutamente inaceptables.

La guerra de la información forma parte integrante del ataque de Putin a Europa. Esta estrategia utiliza técnicas militares, delictivas, de inteligencia, comerciales, diplomáticas, mediáticas, cibernéticas y políticas para alcanzar los objetivos del Kremlin. Aunque el PPE aspira a mantener unas relaciones cordiales con todos sus vecinos, incluida Rusia, la UE no puede tolerar la ingerencia de Rusia dispuesta a desgastar sus sociedades democráticas e incitar el odio y el miedo. La anexión de Crimea, la guerra híbrida contra Ucrania, la invasión de Georgia, las campañas rusas contra los Estados Bálticos, Bielorrusia, Moldavia o incluso Polonia, suponen un reto para los vecinos de Rusia y debilitan la paz y la estabilidad de las que Europa ha disfrutado durante décadas.

La UE debe poner en marcha una estrategia eficaz y detallada para contrarrestar de inmediato y con la máxima firmeza la guerra de la información de Rusia. Debemos diseñar un marco institucional adecuado para la asignación de los recursos necesarios para la búsqueda de los mensajes y de los mensajeros pertinentes. Cuanto antes se reconcilie la UE con la realidad de que el Kremlin ha entablado una guerra no declarada contra los valores liberales que sostienen la paz y la prosperidad de Europa, antes encontraremos las respuestas políticas pertinentes.

Dada la gravedad de esta amenaza y la urgencia de contrarrestarla, el PPE:

  • Expresa su profunda preocupación por la naturaleza altamente peligrosa de la propaganda rusa, cuya sofisticación se ha intensificado aún más desde la caída del régimen soviético;
  • Manifiesta una especial preocupación por la amenaza cibernética que emana de Rusia, y que supera con creces a la de China; y reconoce que Rusia considera el ámbito cibernético como el principal campo de batalla para librar la guerra de la información;
  • Reconoce la amenaza del Kremlin para las democracias occidentales, tal y como se ha demostrado en los casos de las elecciones estadounidenses y europeas;
  • Subraya la importancia de la implicación de la OTAN en los mensajes estratégicos con el uso de una narrativa coherente y una serie de argumentos destinados a rebatir los mitos cultivados por Moscú;
  • Defiende con firmeza a los Estados Miembros y a las fuerzas pro europeístas existentes en el Partenariado Oriental (EaP, por sus siglas en inglés) y en los países de los Balcanes occidentales, en Estados Unidos y en todo el mundo, que denuncian los ataques de Putin destinados a debilitar la gobernabilidad democrática y sus valores, en general, y el propio proyecto europeo, en particular.
  • Insta a la unidad entre los Estados Miembros de la UE y de la OTAN en la defensa orgullosa e inequívoca de los valores democráticos liberales, de los derechos humanos básicos y de las libertades individuales, del Estado de derecho, de un sistema judicial independiente y de una gobernabilidad transparente y democrática.
  • Aplaude las últimas iniciativas de la UE, en especial las del Equipo East Stratcom del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), creado en septiembre de 2015 para comunicar y promover las políticas de la UE en los países de la EaP, apoya a los medios de comunicación libres e independientes y la lucha contra la desinformación, así como la resolución del Parlamento Europeo de noviembre de 2016 relativa a la lucha contra la propaganda antieuropeísta, destinada a impulsar una respuesta eficaz de la UE a la amenaza que supone la campaña de desinformación multidimensional del Kremlin.
  • Recomienda, no obstante, que el Equipo East Stratcom de la SEAE reciba una mayor financiación y se aumente su plantilla; recomienda, en última instancia, el establecimiento en los países vecinos del Este de una estrategia de comunicación y promoción de las políticas y de los valores de la UE eficaz, perfectamente definida y hecha a medida, con el objeto de aumentar la conciencia pública sobre las actividades de desinformación acometidas por interlocutores externos;
  • Reivindica una respuesta europea más contundente y más coordinada por parte de los Estados Miembros y de las instituciones de la UE; la creación de una unidad de coordinación en el entorno de las instituciones de la UE para facilitar esta respuesta; y un mayor intercambio de recursos y esfuerzos de contraespionaje.
  • Aboga por la creación de organismos en todos los Estados Miembros, tal como se ha hecho recientemente en la República Checa, para la identificación y la lucha contra la desinformación y la propaganda.
  • Destaca la necesidad de condenar enérgicamente la desinformación del Kremlin con pruebas objetivas;
  • Hace hincapié en la importancia de la identificación y el seguimiento de los portavoces, funcionarios, ONG, intelectuales, activistas y empresarios implicados en la corrupción que apoyan al Kremlin ;
  • Reconoce el exhaustivo trabajo que están realizando los grupos de reflexión y las organizaciones civiles para resaltar la naturaleza y la magnitud de esta amenaza para la democracia liberal; aplaude las soluciones innovadoras presentadas, tanto por los sectores públicos como privados, sobre cómo exponer “noticias falsas” y desinformación y cómo discernir en la práctica entre las fuentes creíbles y no creíbles;
  • Exhorta a la UE y a sus Estados Miembros a garantizar una mayor transparencia para las ONG, los grupos de presión y los partidos políticos, especialmente en lo que concierne a la financiación;
  • Apoya el establecimiento de unos sistemas supervisores de los medios de comunicación, basados en metodologías creíbles, para permitir que los reguladores de los medios de comunicación puedan identificar las violaciones de la ley, incluida la incitación al odio y la propaganda estatal, así como prevenir a las empresas de anunciarse en páginas web propagandísticas;
  • Ratifica la necesidad imperiosa de un periodismo profesional, independiente, basado en la ética y los hechos, en especial a través de los medios de comunicación en lengua rusa, que rebata las mentiras y la desinformación; y subraya la necesidad de formar y educar a periodistas en este ámbito;
  • Subraya la importancia de proporcionar fuentes alternativas de información a canales tales como el canal de televisión estatal ruso RT (Russia Today); subraya la importancia de crear un canal de televisión en lengua rusa en la UE y en los países de la EaP y las regiones de los Balcanes occidentales; y aboga por la colaboración y el intercambio de un contenido de gran calidad entre los profesionales de los medios de comunicación independientes de los países vecinos del Este y de Rusia;
  • Subraya la importancia de la sensibilización, la educación y los medios de comunicación digitales para los ciudadanos de la UE, de los países de la EaP y de las regiones de los Balcanes para poder analizar con espíritu crítico el contenido de los medios e identificar la propaganda;
  • Aboga por la creación de un foro anual que reúna a políticos, pensadores y otros expertos de alto nivel para contrarrestar la propaganda del Kremlin;
  • Aboga por un mayor intercambio entre expertos de la UE y expertos de los países vecinos del Este y de los países de los Balcanes occidentales, que estén especializados en Rusia y en los antiguos países de la URSS; aboga por la organización de visitas de estudio de periodistas y expertos a los países de la EaP.