About us

Our Commitments

Parties & Partners

News

Structure

Network

Internal Organization

People

Events

Stay In Touch

Job Opportunities & Traineeship

Resolución sobre Libia

Resolución aprobada por el Congreso del PPE, St Julian's (Malta) el 29 y 30 de marzo de 2017

  • Teniendo en cuenta 1) que desde 2011, Libia ha sido debilitada por la inestabilidad, los conflictos internos y el sectarismo; 2) que en la actualidad hay dos autoridades luchando por el poder, por un lado el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA, por sus siglas en inglés), con base en Trípoli y reconocido por la comunidad internacional; y por el otro, el llamado “gobierno” del General Khalifa Haftar, con base en el este del país, y 3) que ISIS/Daesh y otros grupos extremistas han aprovechado este caos político y la ausencia de un gobierno estable para amenazar la paz y la seguridad de toda la región:
  • Siendo profundamente conscientes que la sociedad libia es una sociedad fundamentalmente compleja debido a su sempiterna organización basada en un sistema tribal, que ha desempeñado siempre una papel clave en la vida política y económica del país;
  • Observando que tras su presencia e influencia en Siria, en enero de 2017 Rusia decidió trasladarse a Libia para expandir su influencia en el mundo árabe y en el Mediterráneo; y que debido a su posición geográfica, Libia es para Rusia un puesto avanzado en el Mediterráneo;
  • Observando con enorme preocupación que en enero de 2017 el Kremlin decidió explícitamente, por no decir ostentosamente, apoyar al General Haftar, en contra de la comunidad internacional y la ONU; y que ha suscrito un acuerdo con el General Haftar en lo que respecta al establecimiento de dos bases militares rusas en Tobruk y en Benghazi.
  • Anticipando que este tipo de medidas provocará una mayor inestabilidad en el país y en la región, con desastrosas consecuencias para Europa, sobre todo en lo que se refiere a la seguridad y a la emigración, y a la larga también en lo que respecta a la situación política y económica;
  • Atentos a la estratégica posición geopolítica de Libia y a su proximidad con los Estados Miembros de la UE, especialmente Italia y Malta; y con especial atención a las bases militares rusas planeadas en Libia, además de las bases militares rusas existentes en el vecindario inmediato de la UE, en especial Armenia, Bielorrusia, Georgia, Moldavia, Ucrania y Siria, que consolidan la presencia de Rusia en la región;
  • Observando que las advertencias relacionadas con el aumento gradual del poder del General Haftar pueden posiblemente desembocar en una guerra civil y en un mayor flujo de refugiados procedentes de Libia, y con gran preocupación debido a los estrechos lazos existentes entre el General Haftar y el ejército ruso;
  • Con respecto a la participación rusa en Siria, incluidos los ataques inhumanos de Rusia sobre Alepo, que contradicen las declaraciones rusas de estar buscando una solución diplomática al conflicto bélico;
  • Observando otros argumentos rusos parecidos, en especial la necesidad de combatir el terrorismo internacional, utilizados como fundamento para justificar la participación del ejército ruso en Libia;

Por consiguiente, el PPE:

  • Insta a las partes implicadas, dentro y fuera de Libia, a apoyar tanto el acuerdo político libio suscrito el 17 de diciembre de 2015 como el Consejo Presidencial que emana del mismo y que es la única autoridad reconocida por la comunidad internacional y por la ONU;
  • Invita a todos los países terceros implicados, directa o indirectamente, en el conflicto libio a reconocer la autoridad del Consejo Presidencial y a instar la colaboración de todos los partidos libios con el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) y con todas las instituciones que forman parte del acuerdo;
  • Exige a todos los partidos de Libia, o de otros países, que dejen de apoyar a las instituciones paralelas que afirman ser legítimas pero que no pertenecen al acuerdo de unidad nacional.
  • Está convencido de que el proceso político de la reconciliación nacional pertenece al pueblo libio, y que es fundamental continuar impulsando la participación inclusiva de diferentes agentes locales y políticos (por ejemplo las minorías, las mujeres, la sociedad civil);
  • Recuerda a Rusia que Libia está sometida a un embargo de armas desde 2011 y que la venta o la cesión de armas, tanto directa como indirectamente, a una autoridad es ilegal en virtud de la legislación internacional;
  • Condena las medidas y decisiones adoptadas por Rusia, incluida la colaboración con el General Haftar, en contra de la comunidad internacional o de la ONU, que compromete el acuerdo de unidad nacional; condena también los planes de Rusia de establecer bases militares navales en el este de Libia ya que debilitará aún más la situación política, económica y de seguridad del país y que posiblemente avivará la guerra civil y un mayor flujo de refugiados, y a la larga, mermará la estabilidad y la seguridad de toda la región;
  • Propone la aplicación de sanciones económicas contra cualquier persona u organización libia o de otro país que amenace la paz, la seguridad y la estabilidad de Libia y de la región en su esfuerzo por obstaculizar el proceso político;
  • Insta a la UE y a sus Estados Miembros a apoyar la labor de la Misión de las Naciones Unidas en Libia (UNMIL) y de Martin Kobler, Representante Especial de la Secretaría General de las Naciones Unidas.
  • Anima a la UE y a sus Estados Miembros a continuar proporcionando ayuda financiera a las autoridades libias para mejorar la formación y el equipamiento de la guarda costera de Libia (a través de la EUNAVFOR MED o Sophia) para potenciar los retornos voluntarios de emigrantes a sus países de origen y colaborar en la lucha común contra la emigración irregular.
  • Insta a la UE y a sus Estados Miembros a continuar apoyando la legitimación de las autoridades de seguridad en Libia para reforzar su capacidad de combatir eficazmente el terrorismo, controlar la frontera y prevenir el tráfico ilegal de seres humanos;
  • Invita al gobierno libio a mejorar la situación de los derechos humanos y a implantar el Estado de derecho en el país;
  • Considera que la UE y sus Estados Miembros no deberían centrarse únicamente en el tema de la emigración sino que deberían trabajar también con el GNA sobre temas tales como la reconstrucción del país, la estabilización, el Estado de derecho, la democracia y los derechos humanos a través de una mayor colaboración con las autoridades locales y la población libia.